¿Estaré preparado?

6 claves para saber si podemos acoger a un animal

Antes de llevar un animal a casa o comenzar a plantearnos qué animal puede ser el mejor para nosotros, tenemos que ver si nuestra vida o nuestra familia es compatible con un animal. Para ello, debemos tener siempre estos 6 puntos en mente:

¿Tengo tiempo suficiente?

Lo primero que tenemos que tener en cuenta a la hora de acoger un animal es el tiempo vamos a tener para ofrecerle. En concreto, un perro necesitará muchas más atenciones que un gato, así que a la hora de elegir entre ambos hay que ver el tipo de vida y de familia que tenemos para no cometer errores.

Un perro debe salir mínimo a la calle tres veces al día por lo que nuestra familia tiene que poder ofrecer una salida en el desayuno, otra al mediodía y la última por la noche (y una de estas salidas debe ser suficientemente larga para que el perro vuelva a casa cansado). Si vivimos solos y trabajamos nos será bastante complicado ofrecer todo esto.

De tal modo, será inviable poder ampliar la familia con un perro, quizás lo mejor sea acoger a un gato para completarla. Un gato necesita muchas menos atenciones en este aspecto, ya que, no tiene que salir a la calle, pero esto no significa que los gatos no necesiten tiempo. Siempre hay que ofrecerles algo de juego para que no se aburran. Si vemos que no podemos ofrecer nada de esto quizás no sea el momento de acoger a un animal en casa.

¿Me llegará el dinero?

A pesar de lo que puede parecer, tanto los perros como los gatos puedes acarrear un montón de gastos. Tenemos que tener un nivel económico adecuado para cubrir todas sus necesidades. Tirando muy por lo bajo, un animal generará un gasto familiar mínimo de 600 euros al año; eso si es pequeño y goza de muy buena salud.

Necesitaremos apartar una parte de nuestro presupuesto para su alimentación, para su desparasitación, necesitarán cuidados veterinarios (pueden llegar a ser elevados si tienen algún problema de salud o necesite alguna intervención), muchos de ellos, además, necesitarán visitas a la peluquería, etc…

Es verdad que, en general, los gatos suelen llevar asociados menos gastos , ya que, al ser más pequeños la inversión en alimentación es menor y, como no suelen salir de casa, son menos propensos a tener accidentes y, acudirán menos  al veterinario… pero, no os engañéis, porque de igual manera hay que ser capaces de cubrir todos sus gastos.

¿Vivo en una casa adecuada?

Si vivimos en un apartamento de 50 metros cuadrados deberemos elegir un animal pequeño. En caso de estar pensando en acoger un perro, hay que tener claro que éste necesitará salidas habituales para no caer en el aburrimiento. Si estamos pensando en elegir un gato, un apartamento pequeño no será tanto problema. Si le procuramos una ventana donde poder disfrutar del sol o un pequeño balcón, el gato  puede tener una existencia feliz.

No existe tanto problemas si vivimos en un apartamento grande o en una casa con jardín. Lo que no recomiendo es meter a un animal grande en una casa pequeña, ya que, la convivencia se hará casi insoportable.

¿Maniático de la limpieza?

Si tu casa es tu gran templo de pulcritud, odias los pelos en la ropa o te gusta tener el coche como nuevo, créeme, un animal no es para ti. Tienes que tener en cuenta que la llegada de un animal a casa va a suponer cambios y sobre todo más suciedad. Luchar contra ésto será una batalla a contracorriente que agotará tus energías y no te llevará a ninguna parte. Sin intención de desanimar a nadie…, en cuanto llegue a casa lo normal será que:

  • Nuestro carísimo parqué comience a sufrir ralladuras por todas partes.
  • Los jarrones de la abuela (si están a su alcance) se caerán al suelo sin remedio.
  • Los sofás, ropa y alfombras se llenarán de pelo.
  • Pueden ocurrir accidentes y que te encuentres un “pastel” en tu alfombra más cara.
  • Las catástrofes son interminables y pueden ser, de verdad, originales.

Si no tienes claro que ellos están por encima de objetos inanimados un animal no es para ti.

¿Algún plan para los próximos 15 años?

Tanto los perros como los gatos cada vez son más longevos y, por ello, tenemos que tener en cuenta que un animal puede llegar a vivir unos 15 años. Todos sabemos que la vida puede cambiar de forma significativa en ese tiempo y tenemos que ser conscientes de que sea cual sea el cambio, deberá ser compatible con nuestro mejor amigo.

Si nos echamos una novia tendremos que elegir una a la que le gusten los animales. Aunque pueda parecer un chiste, es una cuestión que hay que barajar a la hora de llevar un animal a casa. También puede que tengamos hijos en el futuro o nos vayamos a vivir a una casa compartida. Tenemos que ser conscientes de todos estos posibles cambios y saber que nuestro animal debe encajar en todos ellos.

¿Me gusta mucho viajar?

Si aprovechas cada puente para cogerte unos días tienes que tener en cuenta que ahora vas a tener un miembro más del que ocuparte. Si te gusta hacer acampada o tienes una auto-caravana con la que te recorres la costa, no tendrás ningún problema para llevarte al perro contigo.  Si lo que te gusta es visitar capitales de Europa ya tendrás que tener un plan B para que todo quede atado. Si estás pensando en acoger un gato no habrá demasiados problemas para las salidas de fin de semana, él puede quedarse en casa si le dejas comida y agua suficiente, pero habrá que conseguir que alguien vaya a hacerle visitas si las vacaciones son más largas.

 

Estos seis puntos son las cuestiones básicas que debes tener en cuenta a la hora de acoger un animal en casa, ya sea perro o gato. Si no tienes claro cómo solucionarlos quizás un animal no sea para ti.  Ten en cuenta de que esto es lo básico que hay que controlar; luego llegarán un montón de cosas más que gestionar.

 

Es mejor frenar a tiempo antes que un animal tenga que pagar nuestros errores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.