¿Es él mi media naranja?

Variables a tener en cuenta para elegir el animal que más se adecua a ti y a tu entorno

Antes de comenzar, te recomiendo que leas el post ¿Seré Adecuado? Para que te quede claro si eres apto para acoger a un animal en casa o no. Esto es esencial antes de decidir qué tipo de animal es el que mejor te casa.

Lo siguiente que quiero dejar claro es que el 75% de las personas que acogen un perro lo eligen por razones totalmente erróneas; mayoritariamente por su aspecto físico. Hay razas que están de moda y la gente las elige por que la tiene su vecina del quinto, hay personas que quieren un perro grande pero no tienen donde meterlo, otros sólo quieren un perro bonito… elegir un animal por su aspecto físico es un grave error. Se deben barajar muchas más cuestiones que el factor físico.

Cuando comencé a pensar en este post lo primero que hice fue entrar en Internet y ver qué se cocía en la red. Salseando, encontré unas cuantas páginas que hablaban del tema y algunas incluían un test para elegir la raza ideal. No pude con la curiosidad y me hice pasar por un novato para ver qué me aconsejaban. Cual fue mi sorpresa cuando ví que en muchos casos me recomendaban una raza totalmente incompatible con mi estilo de vida. Así que antes de meterme en materia debo recomendarte que NO realices estos tipos de test, ya que, te pueden llevar a recomendaciones totalmente erróneas.

En este post no te voy a hacer responder a cuestiones para recomendarte una raza en concreto, sino que te voy a ayudar a ver las variables que tienes que tener en cuenta a la hora de acoger un perro compatible contigo. No hablaré de raza,s porque soy consciente de que no todos los individuos de una raza son iguales. Lo importante será conocer al perro antes de llevarlo a casa; si lo cogemos de una protectora (lo más recomendable), el personal del centro podrá informarnos sobre cómo es el animal; si lo compramos en un criador, éste debe conocer también a sus perros . Lo que jamás hay que hacer es comprar un perro sin saber nada de él. Tendremos que tener en cuenta:

 Entorno familiar. ¿Cómo somos en casa?

No es lo mismo que vivas sólo y trabajes casi todo el día, estés jubilado, seas una persona que trabaja en casa o tengas una familia numerosa. Esto se debe tener en cuenta a la hora de elegir qué animal puede ser más compatible con la familia. Si no tenemos mucho tiempo mejor elegir un animal muy tranquilo que adore tumbarse en el salón a pasar las horas. Si somos personas muy activas, podemos lanzarnos y elegir un animal más activo que necesite más ejercicio. No tener esto en cuenta puede llevarnos a tener un montón de problemas de comportamiento sólo por no ofrecerle lo que él necesita.

Hogar, dulce hogar. ¿Cómo es mi vivienda?

No es lo mismo que vivas en una casa con jardín o en un apartamento pequeño. En caso de tener jardín podrás permitirte animales más grandes, pero en caso de tener un apartamento o vivir en una ciudad se recomienda que el animal sea de tamaño medio o pequeño para no tener problemas de espacios.

 Experiencia previa

No es lo mismo adoptar a un perro por primera vez, que ser un expertos en la materia. Esto también es básico a la hora de elegir un animal u otro. Es muy importante que si no tenemos mucha experiencia elijamos un animal con temperamento bajo, para que su educación y la convivencia con él sea sencilla. En caso de tener más experiencia podemos irnos a individuos más poderosos pero sabiendo que tendremos que estar siempre atentos.

¿Somos capaces de proporcionarle los cuidados básicos?

El aspecto es uno de los factores que hace que las familias se decanten por una raza u otra y lo que estas personas no saben son los cuidados que esas razas van a llevar asociados. Conozco mucha gente que elige perros de pelo largo porque son muy bonitos, pero de lo que no son conscientes es de los exhaustivos cuidados que llevan asociados estos animales. Antes de acoger un perro debemos conocer los cuidados básicos que vamos a tener que proporcionarle (variarán enormemente dependiendo del tipo de manto que tenga) y si vamos a ser capaces de ofrecérselos. Por muy bonito que sea el perro si no vamos a poder cuidarlo como se merece mejor elegir un ejemplar con cuidados más simples.

La fuerza SÍ importa

Si eres una persona con una energía baja y no mucha fuerza física lo mejor es elegir un animal pequeño. Es verdad que para la educación de un animal vale más maña que fuerza, pero si la situación se nos desmadra debemos ser capaces de mantener al perro a nuestro lado. Y no sólo eso, también hay que ser consientes de que si tenemos que bañar en casa al animal debemos poder realizarlo o si el perro ha sufrido un accidente y no puede andar deberemos ser capaces de moverlo sin ayuda, etc…

 

Estudiando el tipo de vida que tienes será la forma más adecuada para elegir a un perro u otro

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.