LA EDUCACIÓN DEL GATO

 

59940003

He decidido dedicar este artículo a hablar sobre nuestro amigo el gato (que lo tenía algo abandonado), más concretamente, quiero hablar sobre su educación. Supongo que últimamente habrás oído mucho este termino “Educación del Gato”, cada vez está más de moda, pero tengo una gran noticia para ti:

EL GATO NO NECESITA SER EDUCADO

El gato nace educado. ¿Y eso? Te preguntarás, pues es fácil de explicar. El gato, al contrario que el perro, es un animal que puede llegar a ser gregario, pero no es social, es decir, el gato es un animal solitario que puede llegar a vivir en colonias (muy típico en zonas donde se les da de comer), pero estas colonias no tienen ningún tipo de organización.

Me habrás oído hablar un montón de veces sobre la jerarquía piramidal del perro, pero esto no se puede extrapolar, de ninguna manera, a nuestro amigo el gato. El gato no entiende la estructura jerárquica, es decir, el gato puede llegar a convivir en una colonia, pero no hay ningún gato que dirija la colonia, ni hay categorías entre ellos. Los gatos que viven en colonias lo hacen todos en igualdad de condiciones.

Si convives con varios gatos estarás pensando… pues uno de mis gatos domina sobre otro. En realidad, esto no es así, lo que pasa que uno de ellos es más fuerte que el otro (física o mentalmente) y, por eso, come antes, se coge la zona del sofá más cómoda, le echa de los mejores sitios, etc… Pero no manda sobre el otro de ninguna manera, simplemente es más fuerte y coge lo que él quiere.

En realidad, tienes que darte cuenta que cuando estamos ante un animal solitario este no está diseñado para aprender o seguir nuestras reglas. Mucha gente achaca este hecho a que el gato es más tonto que el perro, pero nada más lejos de la realidad, lo que pasa es que simplemente el gato considera que no tiene por qué seguir tus órdenes. No entiende que tiene que aprender reglas para vivir en sociedad cuando no está en su naturaleza vivir en sociedad.  Es como comparar los chimpancés con los orangutanes. El chimpancé es un primate que vive en grupos organizados, por ello, es mucho más fácil conseguir que hagan trucos y sigan unas normas sociales concretas, si intentas hacer esto con un Orangután (animal que vive en solitario) te será mucho más complicado; el orangután al igual que el gato no está diseñado para aprender a vivir bajo las reglas de otro.

Así que, si alguien te dice que enseñes a tu gato a sentarse, tumbarse o a hacer trucos date cuenta de que le vas a obligar a realizar una actividad que va en contra de su naturaleza. Los gatos no necesitan hacer nada de eso y, muy posiblemente, el obligarle a realizar cualquier de estas tareas le producirá un estrés que puede ser perjudicial para él.

¿Entonces? Te preguntarás ¿Cómo consigo que se comporte de una forma adecuada en casa?

Habrá que esperar al mes que viene para descubrirlo.

 

Carlota Alfaro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.