Perros y gatos para nuestros niños

dog-1020655_640

En este artículo me gustaría hablar sobre el beneficio que aportan los animales a nuestros hijos. Hay muchas personas a las que les da pánico pensar en qué pasará cuando su bebé llegue a casa porque convive con un perro o un gato. En realidad, si tenemos al animal integrado en la familia, entenderemos que la familia se amplía y todos los miembros se adaptarán a la nueva situación sin mayores problemas. En realidad, no entiendo porqué se genera tanta alarma con este tema, estas personas deberían sentirse unas afortunadas, ya que, el animal solo traerá beneficios al niño, cosa que no ocurrirá en las familias sin miembro perruno o gatuno.

Hay mucha gente que tiene miedo de que el perro o gato pueda hacer algo al niño, pero es muy muy raro que esto ocurra si las cosas se hacen bien. Si tienes un perro o gato, lo mejor que puedes hacer es hacerle partícipe de todos los preparativos para que se adapte bien a la nueva situación.

  • Déjale entrar en la habitación que estás preparando.
  • Déjale olisquear los objetos nuevos que compras.
  • Si tienes conocidos que hayan tenido un recién nacido, pídeles alguna prenda de ropa para que la huelan.
  • Si tienes un perro queda con tus amigos con bebés para que sepa lo que es, y si tienes un gato, invita a los amigos a casa para que el gato pueda olerlos.
  • Cuando nazca el bebé, lleva algo del niño a casa para que se hagan a su olor.

Por otro lado, es muy triste que todavía los médicos recomienden a las embarazadas deshacerse de su gato por el posible contagio con la toxoplasmosis. Esto es un absurdo de tamaño mundial. Si lo piensas dos veces, es más fácil contagiarse comiendo embutido o verdura fresca que por el gato. En realidad, si tu gato come pienso es prácticamente imposible que contraiga la enfermedad, ya que, solo se puede contagiar si come roedores o aves infectadas. Además, si tu gato ha vivido en la calle y llegó a casa con toxoplasmosis, la única forma de que te contagie la enfermedad es tocando las heces infectadas y llevandote la mano a la boca. Vamos… prácticamente imposible. Si, en vez de esto, las personas se parasen a pensar los beneficios que traerá el animal en la vida de tu hijo ni se replantearían sacar al gato de casa. Si eres muy aprensiva y no quieres correr riesgos, lo primero que tienes que hacer es dejar de comer embutido, lavar bien bien las verduras y usar guantes para la limpieza del arenero de tu gato.

Date cuenta que un niño que crece con un animal tendrá ventajas añadidas frente a los que no lo hacen:

  • Aprenderá sobre el amor a los demás, sea cual sea la condición.
  • Aprenderá  a ser más responsable.
  • Tendrá un amigo de juegos que le enseñará muchas cosas.
  • En los malos momentos, sabrá a quién acudir sin dudarlo.
  • Aprenderá a vivir el presente como nadie y a darle a cada cosa la importancia que requiere.
  • Aprenderá a vivir conectado con la naturaleza y el respeto a la misma.
  • Etc…

Después de todo esto creo que no hay mucho más que decir.

¡Ah! Se me olvidaba. Si tienes un animal que tiene problemas de adaptación a cambios o está muy apegado a ti, te recomiendo que durante los dos últimos meses de gestación le pongas en tratamiento con flores de Bach. Es un tratamiento energético que le ayudará a sobrevenir todos los cambios que se van a generar en la familia y evitarás cualquier problema que pueda surgir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.